La Rocca Ubaldinesca
La Rocca de Sassocorvaro o Ubaldinesca.
Imagen tomada de la Wikipedia.

En Italia abundan los castillos y palacios fascinantes, y uno de los más extraños y singulares que nos podemos encontrar es la Rocca Ubaldinesca. Se alza en la pequeña localidad de Sassocorvaro, en la región de las Marcas, dominando el valle del río Foglia desde lo alto de una colina. Esta fortaleza renacentista es única por lo original de su planta, pues, aunque es difícil de apreciar a primera vista, la diseñaron con la forma de una tortuga.

Vista cenital del castillo de Sassocorvaro
Instantánea satelital tomada de Google Earth

La fortaleza de Sassocorvaro se construyó hacia 1475, durante el periodo de mayor esplendor del Ducado de Urbino, bajo el gobierno del duque Federico III de Montefeltro. En realidad, quien la mandó edificar fue su hermanastro, Ottaviano Ubaldini. Federico y Ottaviano compartían el poder en una especie de diarquía. El primero ostentaba el título del ducado, era la cara visible y el jefe del ejército. Como condottiero, vendía sus servicios militares por toda Italia y contribuía así a la mayor parte de los ingresos de Urbino. Ottaviano, por su parte, era el consigliere de Federico, y se ocupaba de la administración del ducado de forma precisa y eficiente. Los hermanastros se complementaban tan bien que convirtieron su Estado en uno de los referentes políticos europeos y uno de los centros más importantes de las artes y la cultura humanística.

Federico de Montefeltro
Federico de Montefeltro en un retrato de
Piero della Francesca. Tomado de la Wikipedia.

Un castillo con forma de tortuga

El constructor encargado de la fortaleza Ubaldinesca fue Francesco di Giorgio Martini, pintor, ingeniero y afamado arquitecto del Quattrocento que en aquellos momentos estaba a sueldo del ducado. Di Giorgio aprovechó algunas estructuras del castillo anterior del siglo XI, como la torre del homenaje, pero, en lo demás, fue bastante original. Era un arquitecto visionario que destacaba por sus innovaciones técnicas, y la planta zoomórfica de la Rocca, con su forma de tortuga, responde a su afán de experimentación en el campo de la arquitectura militar. El exterior del conjunto es una intersección de diversas formas convexas, torreones, salientes y muros curvos, que buscaban optimizar la defensa frente a la artillería. Anticipa, en cierto modo, el diseño de los bastiones de la Edad Moderna. No obstante, la disposición interior de la Rocca, en torno a un pequeño patio interior decorado al estilo de los palacios renacentistas, parece más orientada a servir de residencia aristocrática que como edificio defensivo.

Plano de la Rocca Ubaldinesca.
Imagen tomada de la Zibaldone arch.

Pero hay mucho más detrás de esa característica forma de tortuga. Ottaviano Ubaldini quiso convertir la fortaleza de Sassocorvaro en el símbolo de su poder oculto. En un sentido más amplio que el méramente político. Ottaviano era un hombre muy culto. Se había educado en la corte de los duques de Milán, donde su padre lo había mandado, de niño, como rehén. Allí, en la capital lombarda, no solo recibió una esmerada educación, sino que entró en contacto con los saberes secretos de la astrología y la alquimia, que a partir de entonces guiaron su vida. Bueno, pues resulta que la tortuga es un animal lleno de simbología alquímica. Su lentitud representa la paciencia con la que debe armarse el alquimista para alcanzar el secreto de la piedra filosofal, mientras que su longevidad le recuerda el carácter inmutable y eterno del orden universal que hay que desentrañar. Por último, el caparazón que protege el cuerpo de la tortuga está dividido en dos corazas, una abajo y otra arriba, que representan a la tierra y al cielo. Interpretado de manera alegórica, la tortuga sería el alquimista, que trata de crear el nexo entre el microcosmos y el macrocosmos, entre el cielo y la tierra. Esta forma de tortuga es el más patente de los elementos vinculados con la alquimia que hay en la fortaleza, pero hay más, sobre todo ornamentos decorativos.

Ilustraciones de la fortaleza ubaldinesca
Ilustraciones de la fortaleza, por Loreno Confortini.
Imágenes tomadas de su catálogo.

El arca del arte

En la actualidad, el interior del castillo de Sassocorvaro alberga la Galería de Arte Cívico, donde se pueden admirar numerosas piezas artísticas de los siglos XIV al XVIII, y también un pequeño teatro construido en el antiguo salón principal y abierto al público en la segunda mitad del siglo XIX.

Pero, sin duda, el espacio más destacado de la Rocca Ubaldinesca es el Arca del Arte, un museo que conmemora el episodio extraordinario que protagonizó la fortaleza en la Segunda Guerra Mundial. Durante la contienda, Pasquale Rotondi, superintendente al cargo de las obras de arte de las Marcas, puso en marcha la Operación Salvamento con la que se pretendía esconder en el castillo tantas piezas artísticas como se pudiera. El objetivo era protegerlas de los riesgos de la guerra, tanto de los bombardeos aliados, como del espolio de los nazis. Hasta allí se trasladaron cerca de 10.000 obras provenientes de museos e iglesias de las Marcas (Urbino, Pesaro, Fano, Ascoli, Fermo, Jesi y Fabriano), pero también de las regiones limítrofes. Incluso le pidieron a Rotondi que guardase allí las grandes obras de los museos de Venecia. Las diversas salas y pasillos de la Rocca se llenaron de pinturas de Rafael, Piero della Francesca, Giorgione, Tiziano, Mantegna, Canaletto, Veronese o Tintoretto. Pero no solo había cuadros; en la Rocca se custodiaron, por ejemplo, valiosas cerámicas de Pésaro y los manuscritos del compositor Rossini. Se intentó llevar toda la catalogación y el traslado en el mayor secreto posible. Los vecinos no sabían qué había en aquellos grandes baúles y cajones que llegaban al edificio. Además, para enmascarar todavía más su misión, se permitió que se siguieran usando con normalidad las instalaciones que había en algunas salas del edificio: un colegio, un club municipal y el teatro.

Operación salvamento.
Operarios introduciendo cuadros en la Rocca. Fuente

El museo del Arca tiene, ante todo, una misión didáctica. En las salas principales se documentan, sistemáticamente, todas las obras que se escondieron en la Rocca y se exhiben reproducciones fidedignas de tamaño natural de un número considerable de ellas. En otra sección, a través de documentos escritos y visuales, se puede aprender sobre las técnicas adoptadas para proteger el patrimonio artístico de los ataques aéreos. También hay una sala que señala los distintos lugares en los que la UNESCO considera que está en peligro el arte y el patrimonio cultural de la humanidad. En 1997, para rendir homenaje al compromiso y valentía de Pasquale Rotondi, se estableció el Premio Rotondi, un premio internacional que se otorga cada año a aquellas personas que se han distinguido con acciones ejemplares para salvar el patrimonio artístico en todos los rincones del mundo.

Sassocorvaro - Wikipedia
Vista de Sassocorvaro, con la fortaleza a la izquierda. Fuente
Fuentes

Francesco Di Giorgio Martini e l’architettura militare del Quattrocento
Il Mago della Carda
La rocca di Sassocorvaro: forse il più grande museo del mondo
Rocca Ubaldinesca: oltre diecimila opere custodite nell’Arca dell’Arte
Rocca Ubaldinesca. Museo Arca dell’Arte

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.