La máscara de la muerte roja, de E. A. Poe

La «Muerte Roja» había devastado el país durante largo tiempo. Jamás una peste había sido tan fatal y tan espantosa. La sangre era encarnación y su sello: el rojo y el horror de la sangre. Comenzaba con agudos dolores, un vértigo repentino, y luego los poros sangraban y sobrevenía la muerte. Las manchas escarlata en…

Voltaire y los vampiros

VAMPIROS (del Diccionario Filosófico, 1764) ¿Es posible que haya vampiros en el siglo XVIII, después del reinado de Locke, de Saftersbury, de Trenchard y de Collins? ¿Y en el reinado de d’Alembert, de Diderot, de Saint Lambert y de Duclós se cree en la existencia de los vampiros, y el reverendo benedictino dom Agustín Calmet…

bohemios

Nocturno madrileño, de Manuel Machado

Más feísmo modernista en este nocturno madrileño de Manuel Machado: De un cantar canallatengo el alma llena,de un cantar con notas monótonas, tristesde horror y vergüenza. De un cantar que hablade vicio y de anemia,de sangre y de engaño, de miedo y de infamia,¡y siempre de penas! De un cantar que dicementiras perversas…De pálidas caras,…

Hechiceras: la cocina mágica.

  A la hora de elaborar sus filtros, las hechiceras utilizaban numerosos elementos, la mayoría de ellos del ámbito de la cocina, que era el que dominaban las mujeres en aquella época. Algunos eran ingredientes cotidianos, como la sal, el vinagre, el aceite o el aguardiente, a los que dotaban de carácter mágico mediante sortilegios…

El almohadón de plumas. Cuento de Horacio Quiroga

El almohadón de plumas, de Horacio Quiroga   Su luna de miel fue un largo escalofrío. Rubia, angelical y tímida, el carácter duro de su marido heló sus soñadas niñerías de novia. Lo quería mucho, sin embargo, a veces con un ligero estremecimiento cuando volviendo de noche juntos por la calle, echaba una furtiva mirada…

Duelo a garrotazos

Duelo a garrotazos – Francisco de Goya En España no nos han gustado mucho esas cursilerías del estoque y la pistola: dos hombres enterrados hasta las rodillas, dos bastontes de buena madera, y con suerte alguno saldrá vivo. Patética y desgarradora escena que roza el expresionismo. Las Dos Españas, siempre enfrentadas… ¿Acabará algún día? Una…

El Corintio

«Bien, estás despierto. Sería vulgar preguntar cómo conseguiste la invitación del difunto hombre del saco para nuestra reunión. Hablemos de otra cosa. Dices que has venido a aprender. Muy bien. Te enseñaremos. Que no es el sexo, que no es el poder, que no es la crueldad. Somos soldados de la oscuridad, Philip. Gladiadores, guerreros…