Dolorosa soledad, de Javier G. Gallego

Dolorosa soledad Dolorosa soledad, abre tus brazos: a duros golpes, por fin he comprendido que es inútil huir de mi destino, que debo aceptarte por consorte. Amistad traicionera de falsos lazos, qué fácilmente fui engañado… Cruel te clavaste, y ahora me vacías de todo ánimo. Amor esquivo, ¿dónde te encuentras? Aún espero poder hallarte. Tu…