«Cruento» y «cruel» no significan lo mismo

Y así nos lo recuerda la Fundación del Español Urgente.

Cruel, es un adjetivo que se refiere -según el DRAE- a aquel ser «que se deleita en hacer sufrir o se complace en los padecimientos ajenos» o a cualquier cosa o acto «sangriento, duro, violento». Por su parte, cruento significa «sangriento». Por eso hay que utilizar este último término solo en casos en los que existe derramamiento de sangre, y es un error usarlo en casos como el siguiente: «El nuevo duque fue más cruento que su predecesor para doblegar a la población: llegó a quemar sus cosechas como castigo por su desobediencia». En este caso hay que usar términos como duro o cruel.

Cruento sería correcto en ejemplos como los siguientes: «Fue una cruenta batalla»; «Aquel verdugo era conocido por sus métodos cruentos; siempre mantenía sus cuchillos bien afilados».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.