Homenaje a Monterroso

El dinosaurio no era feliz. Como todas las tardes, se había sentado a meditar en lo alto de aquel acantilado. Desde allí dominaba todo el valle. Miraba hacia poniente y pensaba con mayor claridad. No le gustaba el mundo en el que le había tocado vivir. Era un mundo violento que sólo observaba la ley…